La tradición de la Quinceañera se remonta a los tiempos de los aztecas y de los mayas, sin embargo se cree que fueron los conquistadores españoles quienes “modernizaron” la fiesta de la Quinceañera.

La celebración como la conocemos en la actualidad es una adaptación al Cristianismo de la Ceremonia de la Mujer de los aztecas. Los conquistadores tomaron la celebración y la convirtieron a la iglesia, de ahí se deriva la misa de acción de gracias.

La danzas indígenas fueron reemplazadas por el vals. El emperador Maximiliano de Habsburgo  y su esposa Carlota introdujeron el vals y los ostentosos vestidos.

Así mismo, la tradición del vals tiene su origen en Europa, donde las debutantes de las cortes francesa e inglesa (jóvenes de 15 o 16 años), asistían a grandes bailes para conocer a jóvenes acaudalados y así elegir a su futuro marido.

Aún en la actualidad es muy común que el vals se baile al ritmo de música clásica, sin embargo también se han incorporado canciones modernas que hablan del paso de la niñez a la adultez.

Llegada la hora del vals todos los invitados se dedicarán exclusivamente a admirar a la Quinceañera que se encuentra en el medio de la pista lista para su baile.

El ritual del vals se divide en diferentes tipos de baile según su significado:

El Vals de Presentación: Justo en ese momento la Quinceañera pasa a ser el centro de atención. La Quinceañera baila acompañada de su corte de chambelanes, aquellos jóvenes a los que escogió con anterioridad.

El Vals del Último Juguete o Muñeca: Representa la etapa que la Quinceañera está dejando atrás. Lo usual es que los padres le entreguen ese último juguete o muñeca que ella conservará como recuerdo de su niñez.

El Vals de la Zapatilla: Este vals marca la etapa que la Quinceañera está por iniciar. Aquí se lleva a cabo el ritual de cambio de calzado. Por lo general cuando la Quinceañera empieza a bailar está usando zapatos bajos y al igual que en el vals anterior, los padres son los encargados de cambiarle los zapatos de niña, por unas zapatillas de tacón que representan el cambio de etapa.

El Vals de la Coronación: Es aquel en el que se reconoce a la Quinceañera como mujer.

El Vals Familiar: Finalmente, este es el vals encabezado por el padre quien le da la bienvenida a su hija a esta nueva etapa. Al terminar el baile con su padre, la Quinceañera bailará con todos los miembros varones de su familia empezando por los abuelos para después seguir con tíos, hermanos, sobrinos o primos.

En la actualidad las fiestas de Quince años pueden incluir los distintos vals o bien se incorporan los rituales de la zapatilla y de la muñeca de alguna manera en la celebración.

No importa cómo quieras bailar tu vals, recuerda que lo importante es que disfrutes ese momento clave de la celebración donde tú y sólo tú serás el centro de atención.

Take the stress out of planning with our Free Quinceanera Planning Guide